Dirigir un hogar es un trabajo duro, ya sea que viva en él una persona o diez, y la realidad nos dice que son las madres las que suelen hacer la mayor parte del trabajo doméstico todavía hoy en día. Pero no solo esta situación es absolutamente injusta para las mujeres y las mamás en particular, sino que tampoco enseña a los niños lo que se necesita para mantener el hogar en buen estado y aprender valores tan importantes como el del trabajo en equipo o la colaboración.

Por eso, en este artículo, queremos ofrecerte algunos consejos para ayudar a tus hijos a ayudar en casa.

 

Tips para que tus hijos colaboren en casa

  1. Trabajar juntos. Conseguir que los niños participen no siempre es tan efectivo como hacerlo uno mismo, pero merecerá la pena, pues aprenderán a colaborar. Haz que cunda el ejemplo entre todos los miembros de la familia sin excepciones.
  2. Ser específicos. Decir a los niños que “limpien” puede ser un concepto vago y, a veces, abrumador. Diles mejor que coloquen sus juguetes en sus cajas, o que hagan sus camas, o vacíen sus platos al terminar de comer. Si saben exactamente lo que se espera de ellos, será más probable que lo hagan.
  3. Hacer que el tiempo sea divertido. Poner canciones divertidas durante la hora de hacer tareas en casa puede ser un éxito, ya que al tiempo que ordenéis podréis pasar un buen rato en familia. ¡No lo dudes!
  4. Listas de tareas. Crea listas para reflejar las tareas que haya que hacer diaria, semanalmente o de manera mensual. Cada miembro de la familia tendrá una columna asignada y un color y deberá ir anotando si las ha cumplido o no para llevar un buen orden entre todos. Recuerda que los niños deberán responsabilizarse de tareas adecuadas para su edad. Otra forma de hacerlo puede ser la de crear un sistema de tickets que puedan canjearse por artículos o recompensas. Dichos tickets se otorgarán como recompensa por los quehaceres y las buenas conductas.
  5. Establecer una asignación. Si te parece adecuado, puedes establecer asignaciones simbólicas a cada tarea, al final de la semana, por ejemplo. Esta puede ser una buena forma de darse cuenta de que las tareas de casa son un trabajo tan importante y necesario como cualquier otro, y de paso crearás la motivación de poder ir después al cine, o quizá de disfrutar de un helado con la asignación recibida por el trabajo bien hecho.
  6. Utilizar aplicaciones de móvil. En esta era de la tecnología, muchos de nosotros tenemos teléfonos inteligentes que utilizamos para una gran cantidad de tareas y razones. ¿Necesitas ayuda para que los niños hagan determinadas tareas? Pues sí, también hay aplicaciones para eso…
  7. No olvidar nunca el dar las gracias. Si bien las recompensas y las consecuencias son motivadoras, la mayoría de los niños prosperan mucho mejor en un entorno en el que mamá y papá les agradezcan todos los esfuerzos y el trabajo que hacen en la medida de sus posibilidades. Así que…¡sé consecuente y agradecido con los más pequeños!