Sin parámetros que las califiquen de perfectas o disfuncionales, las nuevas familias son simplemente diferentes.  El núcleo familiar que considerábamos tradicional (papá, mamá e hijos) ha variado en los últimos tiempos dando lugar a nuevas relaciones y lazos que unen a personas que aunque no compartan la genética, conforman un verdadero hogar, o que a pesar de la ausencia de uno de sus miembros, siguen llamándose familia.

Ya sea por estado de viudez, separación de la pareja o por simple decisión personal, muchas familias están constituidas por un solo padre/madre. Y aunque sean igual de familias que el resto, cierto es que se enfrentan al doble de trabajo y al doble de esfuerzos que las demás.

 

Pautas para caminar hacia adelante como familia monoparental

  • Buscar apoyo. Las mamás o papás solteros o viudos deben rodearse de familiares y amigos que se conviertan en un verdadero apoyo, personas de confianza a quienes puedan recurrir cuando lo necesiten.
  • No asumir ambos roles. Tratar de abarcar tanto el rol de la madre como el del padre ausente, además de ser agotador, puede llegar a confundir a los hijos. En el círculo familiar y de amistades se puede hallar a la persona indicada que esté dispuesta a compartir determinadas tareas y actividades.
  • Facilitar la comunicación. Aun siendo los hijos muy pequeños, la comunicación siempre debe ser fluida permitiendo los espacios para la expresión de sentimientos e ideas. Con el tiempo, los hijos notarán que está bien hablar con mamá o papá de lo que se piensa y siente.
  • Hijos de anteriores parejas. Cuando se forman parejas con hijos de relaciones anteriores, la situación es un tanto más compleja, aunque tampoco tiene por qué volverse imposible. Si los hijos son muy pequeños es importante que desde un principio se establezca el vínculo con el nuevo rol que entra a su vida. A su vez, los especialistas inciden en la importancia de tener en cuenta al papá o mamá que ya no está en casa y la relación con sus hijos. Para que los niños no se sientan confundidos con los teóricos papeles de papá/mamá natural y tutor en casa (ejerciendo el mismo rol), es necesario que se les refuerce en todo momento la relación que tienen con sus padres naturales y, desde luego, permitirles pasar tiempo juntos.

 

Y es que, al fin y al cabo, la convivencia civilizada, la comunicación permanente y sobre todo mucho amor, son los engranajes que hacen de cualquier familia, tradicional o no, algo completamente único e irrepetible.