Al fin llegan unos días libres en casa y te mueres de ganas por salir, pero tienes dudas con respecto a si tu bebé aún es muy pequeño para ello y te planteas si soportaría un largo viaje. Sabes que no puede existir nada mejor que compartir tiempo en familia y disfrutar de nuevos lugares, pero miedos como el exceso de calor o el exceso de frío pueden ser motivos suficientes para que asalten las dudas y se active el pánico y la indecisión. Pero atención, no hay por qué angustiarse, y siguiendo unos simples consejos se puede conseguir que la experiencia de salir de casa sea del todo placentera.

De manera que no debes preocuparte, ya que salir de casa es posible y nosotros te contamos cómo lograrlo.

 

Situaciones que pueden darse al salir de viaje

  • El mareo es uno de los síntomas más comunes. Para evitarlo pregúntale al pediatra si puedes darle algún medicamento con el cual prevenirlo. Procura no dar comida al niño/a antes de partir para no sobrecargar su estómago y que la zona de la silla infantil esté siempre bien acondicionada.
  • Evita los llantos o los caprichos manteniendo a tu bebé entretenido con juegos. Con ello se aburrirá menos y sentirá que el viaje es más corto, con lo que también aliviaremos tensiones al conductor. Una buena opción es invitarlo a descubrir el paisaje, señalándole los animales o cosas que se crucen por la ventanilla y de paso ir añadiendo nuevas palabras a su cabeza y su futuro vocabulario.
  • No olvides llevar en el coche música infantil, así podréis cantar en familia y tu bebé se divertirá de lo lindo. Contarle cuentos también puede ser una opción muy interesante para mantener el aburrimiento a raya.
  • No olvides nunca hacer paradas para descansar y minimizar el tedio de un viaje largo. Si parar siempre es importante, aún lo es mil veces más cuando a bordo va un bebé.

 

Realiza un viaje seguro

Que el viaje no se le haga muy largo o aburrido a un bebé es muy importante, pero por supuesto aún lo es más que el viaje sea del todo seguro. Para ello debemos tener en cuenta ciertos aspectos, como que el niño debe viajar en una silla infantil homologada, mantener las puertas traseras bloqueadas para mayor seguridad, no discutir bajo ningún concepto en el coche para que el copiloto pueda permanecer siempre pendiente a las necesidades del bebé o ventilar cuando se note demasiado calor.

Todas estas recomendaciones tan sencillas pueden ser fundamentales para realizar un viaje seguro, y de ello dependerá que tanto el viaje como los propios días descanso en familia junto al bebé, sean una experiencia para recordar con alegría siempre.