¿Estás embrazada y sientes que no puedes dormir bien ni descansar como antes? Pues ante todo debes saber que se trata de una situación normal y que se produce debido a que existen muchas molestias en el cuerpo y muchas veces exceso de peso, entre otras posibles causas. Esas molestias, que antes la futura mamá probablemente no experimentaba, repercuten en la calidad de su sueño así como en la capacidad para conciliarlo. A este cúmulo de circunstancias le llamamos trastorno del sueño durante el embarazo.

Se trata de un trastorno común, por tanto, que suele aparecer en las primeras semanas de gestación debido a diversos factores, y entre ellos los malestares que el cuerpo siente, como pueden ser las náuseas y los vómitos o los gases y el dolor de espalda, que pueden quitar el sueño imposibilitando las horas de descanso. La buena noticia es que con relajación y mucha  calma y tranquilidad se puede mejorar.

En otros casos dichas molestias y problemas de sueño pueden presentarse en la recta final del embarazo, lo que suele situarse en torno a los 6 meses, y esto es debido a que se produce la necesidad de cambiar la postura al dormir por el volumen del vientre, lo que se nota más en mujeres que estén acostumbradas a dormir boca abajo o de lado. Para evitar sufrir por los cambios de postura existen cojines especialmente diseñados para embarazadas, ideales para ajustar la posición de las piernas a la del volumen de la tripa y que pueden ayudar mucho en lo que respecta al sueño.

Por último, debido a ciertos trastornos asociados a la proximidad del parto, ya sea por hinchazón o simplemente por los movimientos constantes del propio bebé, también pueden producirse dificultades para dormir plenamente que, en el peor de los casos, pueden darse hasta el momento del nacimiento.

 

La importancia del estado emocional

El trastorno del sueño durante el embarazo suele aparecer, como hemos visto, por muchas causas, pero a veces el propio estado emocional de la madre también puede influir. Y es que la excitación que muchas veces se crea o la felicidad por la idea de ser madre, pueden crear cuadros de ansiedad que deriven en insomnio.

Si eres nerviosa y tiendes a experimentar cuadros de ansiedad es probable que llegues a tener más presión en esta etapa, pero con mucha ayuda y perseverancia estos síntomas pueden desaparecer y llevar un embarazo de forma calmada y normal.  Recuerda que el embarazo no es una enfermedad, sino una etapa hermosa y muy especial por la cual pasan millones de mujeres. Con la ayuda de los que te rodean y con el establecimiento de ciertas pautas, podrás llevarlo con calma y conseguir, poco a poco, dormir de manera tranquila y relajada.

 

Consejos para evitar el trastorno del sueño durante el embarazo

  • Tomar infusiones relajantes durante el día, incluso una antes de dormir. Opta por la manzanilla, la infusión de caramelo o jugo de limón endulzado con miel.
  • El uso de almohadas o cojines para embarazadas también puede ayudar.
  • Busca una posición con la cual te sientas cómoda, que no afecte a tu bebé y te permita estar tranquila emocionalmente.
  • Dormir del lado izquierdo para que le llegue más oxígeno al bebé y te ayude a relajarte, puede también ser una buena opción de cara al descanso.