El segundo trimestre de gestación suele ser el mejor del embarazo. En este cuarto mes de embarazo comienzan a disminuir las primeras molestias: náuseas, mareos, deseos de orinar con frecuencia… La desaparición de estos síntomas, sumados a un aumento de energía propio de este periodo y a la alegría de ver que finalmente se nota “la barriguita”, hacen que esta etapa del embarazo sea la que más disfrutan muchas mujeres.

Si los primeros meses del embarazo fueron complicados y no has podido ocuparte de cosas como seleccionar el curso de preparto o el centro médico u hospital en el que darás a luz, aprovecha para hacerlo ahora.

No abuses de tus energías, pero tampoco descuides la necesidad de hacer algún tipo de ejercicio, como mínimo debes esforzarte por realizar caminatas diarias y no hablamos de caminar mirando escaparates, sino de salir específicamente a caminar y en lo posible a un parque o plaza donde puedas respirar aire puro.

 

Control médico

Probablemente tu médico te cite para un control y te pida una ecografía, si no lo ha hecho ya antes.

Es probable que al desaparecer las molestias aumente tu apetito, pero no abuses de dulces, golosinas ni grasas, no es saludable aumentar desmedidamente de peso. Tu médico te dará las pautas básicas de una dieta saludable, si tienes algún problema específico tal vez necesites ver a un nutricionista.

Completa tu atención odontológica, el embarazo no es obstáculo para cuidar de tu dentadura, al contrario, es una razón más para que visites al dentista y si no lo has hecho ya no pierdas tiempo. Informa al profesional de tu estado, así sabrá si es mejor evitar algún procedimiento, como tomar radiografías. 

 

El desarrollo de tu bebé

El bebé ya está completamente formado, aun cuando solo pesa unos 30 gramos y no mide más de 8.5 centímetros. Durante las próximas cuatro semanas aumentará unos 100 gramos y duplicará su longitud.

Los órganos ya formados ahora irán madurando y fortaleciéndose. Para la semana catorce será posible escuchar su corazón con un dispositivo de ultrasonido.

Aunque no lo percibas, en este momento tu bebé se encuentra sumamente activo y sus músculos se fortalecen con ese ejercicio.

 cuarto mes de embarazo desarrollo del feto

 

Tus cambios

En el plano físico tu cambio será notorio, tal vez te asuste pensar que tu cuerpo ya no vuelva a ser el de antes, sin embargo es bueno pensar que si te cuidas de la forma apropiada, cuidando tu dieta, aumento de peso y ejercicios, después del parto recuperarás la figura en poco tiempo. Mientras tanto disfruta de esta figura, que puede ser diferente pero no por eso menos hermosa.

La moda actual te da infinitas opciones para vestirte de acuerdo a tu personalidad. Puedes optar por vestidos de línea romántica o trajecitos más sobrios o ¡incluso vaqueros! Todos los modelos se verán fantásticos si te sientes a gusto en ellos. La ropa, el arreglo del cabello y el cuidado de la piel son importantes, pero nada suple el brillo especial que tiene en la mirada una embarazada feliz.

Por supuesto, la vida no es perfecta y hay muchas circunstancias que pueden hacer que no siempre estés radiante. Además de los cambios hormonales, pueden surgir dudas o problemas personales, familiares, laborales, que afecten tu estado de ánimo. Es fundamental que prestes atención a estos cambios, trata de tomar las cosas con filosofía y no permitas que los problemas ajenos te afecten más de lo necesario. Pero si los periodos de tristeza o depresión son muy prolongados, o si te enfrentas a situaciones que generan demasiado estrés, busca ayuda.

Lo mejor es contar con tu pareja y que ambos se involucren en este proyecto de ser padres y se apoyen mutuamente. Tal vez sea necesario mejorar la comunicación, esfuérzate por ser clara al expresar tus sentimientos y mantén la mente abierta para entender los de tu pareja.

Si no puedes apoyarte en tu pareja, recurre a tu familia o a alguna amiga cercana, pero si esto no basta, busca apoyo profesional. Recuerda que tu estado emocional es importante, tanto como el físico, y repercute en gran medida en la salud de tu bebé.

En resumen, trata de pensar en las cosas positivas y disfruta de las pequeñas cosas que traiga cada día. Piensa en la nueva vida que llevas dentro y no esperes a que nazca para disfrutar de darle tu amor