La aparición de acné durante el embarazo se debe a los cambios hormonales en el cuerpo. Y algo que en un día normal no sería un problema, se vuelve un drama cuando estás embrazada, ya que al desequilibrio emocional que se puede experimentar se suma el hecho de que no siempre se pueden utilizar determinados productos al no estar sus componentes indicados para un estado de embarazo.

 

Utiliza solo tratamientos seguros

El acné durante el embarazo está producido por los desarreglos hormonales, por lo tanto es difícil controlarlo, pero puedes hacer rutinas de belleza que ayuden a que mejore el estado de tu piel y que no surjan más granitos indeseables ni barrillos.

 

  1. Una piel limpia todo el tiempo. Usa un limpiador suave o un jabón especial para el rostro. Evita usar productos que te dejen la piel con una sensación de tirantez, ya que este tipo de productos tienden a resecarla. Límpiate la cara dos o tres veces al día y siempre desmaquíllate antes de irte a dormir. 
  1. Aplica productos más fuertes solo bajo supervisión. Si quieres acabar por completo con el problema de los granos porque no dejan de salirte o te martirizan, consulta con tu médico qué tipo de tratamientos existen más fuertes y que no estén contraindicados para el embarazo. Usa una crema para tratar el acné que sea aprobada y recetada siempre por tu médico. Aplícate una capa ligera sobre las áreas afectadas o que sean propensas a la aparición del acné. Espera unos segundos a que la piel absorba el producto y, más tarde, o antes de irte a dormir, realiza una nueva limpieza y aplica tu crema hidratante normal. 
  1. Cosméticos a base de agua. Los productos cosméticos (maquillaje, protector solar, cremas, etc.) que uses no deben ser comedogénicos, es decir, que obstruyan los poros de la piel y la transpiración. Evita también los que sean elaborados con aceite mineral, ya que le agregan grasa extra a tu piel.
  1. Recurre sin miedo a la botica de la abuela. Ayúdate con las mascarillas naturales de avena, yogurt, limón con ralladura de canela y pepino…, ya que son muy buenas para limpiar, refrescar y cicatrizar la piel, y al ser productos del todo naturales no están contraindicados en un estado de embarazo.

 

Pero recuerda que antes de estar guapa y tener la piel lisa, como la tenías antes, lo más importante es que tanto tú como tu bebé estéis seguros y nunca tomes decisiones sin consultar a un especialista. Es muy importante que consultes a tu médico antes de usar cualquier producto para tratar el acné, aunque parezca una tontería, ya que muchas veces desconocemos por completo los componentes de los productos y sus acciones.

Y sobre todo estate tranquila, ya que tu piel regresará a la normalidad en uno o dos meses después de dar a luz a tu bebé.