Debido a los múltiples roles que la mujer asume en la actualidad, es cada vez más común postergar el proyecto de ser madre.  La maternidad ya no es una prioridad para la mujer actual y la necesidad de desarrollar facetas intelectuales, sociales, culturales y profesionales han cambiado el perfil de las embarazadas y la edad para dar a luz se ha extendido incluyendo un representativo número de mujeres mayores de 35 años.

Eso sí, parece ser un hecho comprobado científicamente que, en la medida que aumenta la edad de la mujer, se incrementan también los riesgos potenciales del embarazo, tanto para la madre como para el bebé.

Las mujeres se hacen más propensas a sufrir de hipertensión y diabetes gestacional en comparación con las de menor edad. Además, durante el periodo de gestación el trabajo cardiovascular, renal y energético se incrementa, por lo que el organismo demanda mucho más y con la edad reduce su capacidad para cumplir esas funciones.

Pero todo eso no significa que ser madre pasados los 35 constituya hoy ningún problema, puesto que la medicina también ha avanzado en consonancia y la mujer apenas corre ningún riesgo que no corra igualmente otra mujer más joven. Existen muchas mujeres que cuentan con condiciones de salud completamente óptimas a dicha edad, incluso después de los 40, y están en forma para asumir un embarazo con plenas facultades.

 

Posibles riesgos para el bebé

Pero a pesar del nuevo ritmo que lleva nuestra sociedad, lo cierto es que existen ciertos riesgos para los bebés nacidos de madres más mayores, los cuales dependerán de muchos factores. Un caso puede ser el de las madres hipertensas con daños en las superficies de los vasos, que tienen mayores riesgos de producir placentas con una deficiente irrigación sanguínea, lo que puede generar un desarrollo inadecuado del feto que generaría niños con un perfil intelectual y curvas de peso y talla por debajo de lo normal.

Otro riesgo está representado por la edad del hombre, y no solo de la mujer (lo cual muchas veces no se tiene en consideración), ya que el factor de la edad es determinante en la calidad de los espermatozoides.

 

Planear el embarazo

Si tienes más de 35 años y estás interesada en tener un bebé, ya sea por primera vez o no, te recomendamos evaluar con antelación tu estado de salud y hábitos, así como los de tu pareja. Debes tomar conciencia de los riesgos y asumir con responsabilidad el embarazo, para que pueda llegar a convertirse en una experiencia maravillosa, ¡tengas la edad que tengas!