El último trimestre de gestación es el más crucial, sobre todo para la mamá, que ya irá viendo cómo se aproxima ese momento del parto y que tantas dudas e inquietudes puede suscitar. Todo se ve más cerca, y los nervios y las ganas de que todo acabe y de poder empezar una nueva vida en compañía de otro miembro más de la familia es la tónica habitual de cualquier pareja que espere un hijo, y sobre todo cuando se trata de la primera vez.

Las visitas al médico son cada vez más frecuentes a partir del séptimo mes de embarazo y el peso o la presión arterial serán algunos de los aspectos más controlados en este momento. Las últimas ecografías ya muestran al bebé con bastante detalle y se escuchan con fuerza sus latidos del corazón, lo cual suele ayudar bastante a mitigar la impaciencia de la espera.

Para las madres que ya hayan tenido problemas de peso es casi seguro que se les pedirá la realización de la prueba del azúcar (si no se les ha realizado ya) o también conocida como Test de O’Sullivan o curva, aunque lo cierto es que la mayoría de médicos ya la solicitan sea cual sea el caso.

 

Alimentos sanos para la recta final

Mantener una dieta sana y equilibrada es necesario durante todo el embarazo (si bien debería serlo siempre, incluso aunque no se esté embarazada), pero en el último trimestre del embarazo es francamente vital.

En un embarazo los problemas de peso podrían complicar el momento del parto y también hacer mucho más difícil el embarazo, dados los problemas de salud que se pueden presentar y dadas las dificultades que existen para tomar medicamentos estando embarazada. Dichos problemas de salud, además, pueden crear una mayor sensación de preocupación y malestar en la mujer que los sufra, haciendo poco o nada llevadero un momento de la vida que es muy especial y que debería vivirse con la mayor de las alegrías posibles.

Por otro lado el bebé cada vez necesita más nutrientes dado su mayor peso y volumen, con el fin de que en el momento del parto pueda alcanzar de forma saludable al menos los 3 kilos o más, uno de los pesos más ideales para el recién nacido.

Dentro de los nutrientes, la vitamina C o el hierro serán unos de los elementos más importantes y necesarios para que no se añadan al proceso otras serias complicaciones como puede ser la anemia.

 

Recomendaciones para una dieta saludable

Deberías eliminar de tu dieta:

  • Alimentos muy procesados o artificiales.
  • Alimentos con colorantes o demasiados conservantes.
  • Azúcar blanca.
  • Productos con cafeína o teína.
  • Productos edulcorados y con gases.

Cosas que deberías incluir en tu dieta:

  • Alimentos como la fruta, la verdura o los frutos secos.
  • Beber mucho líquido a lo largo de todo el día.
  • Comer al menos cinco veces al día.

 

El cansancio en la etapa final

En esta etapa suele ser muy común que las mujeres se sientan cada vez más ansiosas, irascibles y cansadas en general. El peso del bebé es ya muy grande en esta recta final del embarazo y cada vez son mayores los problemas de espalda, los problemas de vejiga e incontinencia urinaria, o el simple hecho de caminar.

Todo hace que la mamá tenga que hacer el doble de esfuerzos siendo cada vez más difícil, sobre todo en cuanto a trabajar se refiere. Por eso es muy importante el estar atentos a los síntomas a partir del séptimo mes, ya que si las complicaciones son muy severas o el cansancio está en niveles demasiado altos, lo ideal sería que se diese inicio a la baja por maternidad en el caso de aquellas mujeres que trabajen y aún continúen haciéndolo a estas alturas. Pero aunque sabemos que el reposo es lo ideal no siempre es posible, y por eso lo más importante es mantener la mente en calma y armarse de mucha paciencia. ¡La espera merecerá la pena! Y es importante no olvidarlo.

Descansar las piernas y mantener la mente en positivo es fundamental para afrontar con humor esta recta final. Cuidar la salud de la mamá y del bebé es lo más importante de todo, y por eso la ayuda de los demás será muy necesaria con especial incidencia en estos últimos meses.

Aprender a relajarse es muy importante, ya que los problemas de sueño que se suelen generar tampoco ayudan a recuperar la energía durante la noche. Por eso es muy recomendable que las mujeres, sobre todo aquellas con especial tendencia al estrés, aprendan técnicas de relajación sanas como el Yoga o el Pilates incluso antes de quedarse embarazas, para que su cuerpo y su mente aprendan a controlar los nervios en los momentos difíciles.

Los cursos de preparación al parto también harán su importante papel en este sentido, con técnicas y pautas para seguir en todo momento relacionadas con las posturas más adecuadas o con técnicas de respiración.

Procura en cualquier caso, a la hora de dormir, hacerte con grandes almohadones para dormir de lado, ya que la postura de boca arriba tampoco es muy adecuada en esta etapa por el peso que ya soporta a estas aturas la espalda debido al gran peso del bebé.

 

Un bebé en constante crecimiento

El tercer trimestre del embarazo es ese momento en el cual el bebé comienza a prepararse de forma madura y verdadera para el momento del parto y para salir al mundo con salud. Los órganos ya está formados y se desarrollan los sentidos del cuerpo.

Esto quiere decir que aunque el bebé naciese antes de tiempo, con los cuidados adecuados no sería difícil que pudiera salir adelante, ya que es en el nivel de maduración de los órganos donde reside el secreto de esa vida.

En definitiva se trata de la parte final del embarazo, y por eso toda recomendación que repercuta en el cuidado de la salud del bebé y de la madre es fundamental y debe ser tenida en cuenta. Las ganas de ver al bebé serán, en cualquier caso y a pesar de todas las dificultades que pueda haber, lo que más destaque en este tercer trimestre del embarazo.