Después del parto se da muchas veces la situación de que todas las personas existentes alrededor de la mamá se vuelven expertas, otorgando miles de consejos sobre lo que debe o no debe hacer. Esto suele ser muy perjudicial, aunque nunca malintencionado, pues la madre tras el proceso del parto tiene miles de angustias y preguntas en su cabeza, lo que hace que las opiniones solo hagan que se incrementen más las dudas y el nerviosismo. Y es que la mamá, en ese momento, debe estar sobre todo tranquila y relajada y no recibir consejos que muchas veces se basan en creencias del pasado e ideas que no son ciertas.

 

Tras una cesárea, ¿se debe esperar para amamantar?

La cesárea no altera la composición de la leche, aunque puede que se dificulte más el proceso de amamantar como consecuencia de los dolores por la cirugía. En cualquier caso, y siempre que el dolor no sea excesivo, los especialistas recomiendan también en casos de cesárea el amamantar desde un principio.

Además, después de la cesárea, amamantar trae beneficios extra como la contracción más rápida del útero. Para facilitar dicho proceso se puede utilizar un cojín sobre el vientre para apoyar al bebé sobre el mismo y así evitar que se roce la cicatriz.

 

¿Para no sobrecargar la zona lumbar conviene utilizar faja?

La realidad es que el verdadero objetivo que tradicionalmente tenía el uso de la faja tras dar a luz, no era otro que una recuperación rápida de la figura y no tanto el evitar que la zona lumbar se sobrecargase. Conviene recordar, en este sentido, que la forma verdaderamente eficaz de recuperar la figura tras el parto es el ejercicio, como la realización de abdominales, una vez que el periné se haya fortalecido.

Lo único que consigue una faja es comprimir la cavidad abdominal, pero si te sientes más cómoda usándola puedes usar una que tenga cierre de velcro, las de tipo braga o pantalón impiden la transpiración y dificultan la cicatrización de una episiotomía. Si tu parto fue por cesárea, no debes nunca utilizar faja hasta que los puntos hayan cicatrizado.

 

¿La producción de leche siempre da fiebre y malestar?

Lo habitual es que no haya ni fiebre, ni ningún otro síntoma de malestar en la mamá. Generalmente estos síntomas solo aparecen cuando el bebé no ha logrado succionar correctamente y la leche se ha acumulado de forma anormal en el seno.

 

¿Puedo bañarme de forma habitual?

No solo es que se pueda, sino que se debe por razones lógicas. Puedes y debes ducharte en cuanto te sea posible, incluso antes de que te den el alta en el hospital. Sin embargo, es conveniente que evites los baños de inmersión, tanto en spas como en piscinas, durante al menos un mes debido a que la humedad dificulta más la cicatrización de las heridas.

 

¿Se pueden aplicar cremas en el pecho cuando se está amamantando?

Las cremas pueden darle un sabor desagradable a la leche, lo que haría que tu bebé probablemente rechazase el pecho. También puede ocurrir que, si te has aplicado mucha crema, los labios del bebé se resbalen y no pueda succionar bien, por lo que es preferible aplicar la crema al terminar la toma y no extenderla sobre el pezón y la areola. En cualquier caso, lo mejor es preguntarle al doctor sobre alguna crema segura para ser utilizada durante el periodo de lactancia.