Dar a luz en casa es una alternativa que existe a la hora de ser madre y se da en casos en los que la mujer quiere experimentar de forma más directa y “natural” el nacimiento de su bebé.

De manera que si vas a ser madre y desde el principio de tu embarazo has pensado en esta posibilidad, por las ganas que sientes de vivir ese gran momento de una forma diferente y más parecida a la de las mujeres de tu familia, madres, abuelas o bisabuelas,  es preciso que te asesores con personal cualificado para que puedas tener toda la información necesaria acerca del proceso y llevarlo a cabo, llegado el caso, con total seguridad.

 

Todo lo que debes saber sobre dar a luz en casa

  • La experiencia de los nacimientos en casa siempre es más íntima y permite una conexión más cercana entre la mamá y el bebé, asimilándose más a una bienvenida que a una intervención médica.
  • La mamá se encuentra en su casa rodeada de sus seres queridos, en un ambiente relajado y placentero, pero con personal médico apto para atender cualquier contratiempo que pudiese surgir.
  • Para optar por esta alternativa de parto es necesario que tanto la mamá como el bebé no hayan presentado complicaciones durante el embarazo, que haya consenso en la pareja y que la casa esté ubicada a una distancia prudente de un centro hospitalario (no más de 30 minutos).
  • Los seres queridos que vayan a estar presentes en ese momento deben recibir una preparación previa para que puedan convertirse, llegado el momento, en un apoyo real y efectivo durante el nacimiento del bebé.
  • El lugar de la casa elegido para el parto debe estar limpio y el personal médico que vaya a participar dará las recomendaciones oportunas siempre al respecto.
  • El equipo médico para atender partos en casa debe estar compuesto por un ginecobstetra, una enfermera y la persona que previamente haya estado preparando a la pareja para el parto en casa.
  • El equipo médico deberá contar con un monitor fetal, oxígeno, succionador, fluidos y todos los medicamentos necesarios.
  • En este tipo de procedimientos no se utiliza ningún tipo de fármaco analgésico, ni anestesia. El dolor se trata con técnicas de respiración, masajes, terapias alternativas y el apoyo de los familiares.

Es muy importante tener en cuenta, cuando se baraja la posibilidad de dar a luz en casa, que hay que contar siempre con el respaldo de los profesionales médicos para poder llevarlo a cabo con todas las garantías. Tampoco hay que olvidar que es un proceso más costoso que un parto en el hospital, ya que esta alternativa requiere de un equipo médico óptimo y el doble de dolor y esfuerzo por parte de la madre. Una decisión que se debe tomar desde el inicio del embarazo, ya que requiere de un proceso de preparación previo para que llegado el momento del parto todo esté sincronizado y los involucrados sepan qué hacer.

Motivos suficientes para que siempre se trate de una decisión absolutamente consciente, madura y reflexionada.