Cuando se es padre primerizo es muy normal tener dudas casi con respecto a todo. No hay que alarmarse ni sentirse inútil, ya que es lógico que todo el mundo tenga dudas ante algo a lo que no se ha enfrentado nunca. Cuál es el biberón más idóneo para un bebé, qué clase de tetina debería llevar, o cómo hacer el preparado o su correcta limpieza, son dudas a la orden del día que queremos resolver para todos aquellos que lo necesiten en este artículo.

 

Cosas que seguro necesitarás

  • Hay de diferentes formas, incluso algunas incluyen una válvula para la entrada del aire, evitando que se forme vacío mientras el bebé succiona. El agujero de la tetina debe ser del tamaño justo para que la leche caiga gota a gota sin tener que agitar el biberón.
  • Biberón. Si lo usas de plástico, debes cambiarlos cada 4 meses. Es recomendable que tengan boca ancha para facilitar su limpieza y esterilizado.
  • Cepillo de limpieza. Hay cepillos especiales para el lavado, esto evitará que queden restos de leche adherida a la tetina o a las paredes del biberón.
  • Calentador eléctrico y biberón térmico. Hay equipos eléctricos para calentar el biberón a la temperatura adecuada que evitan pérdidas de tiempo. Del mismo modo, los biberones térmicos mantienen la temperatura por varias horas por lo que son ideales para viajes cortos y salidas.

 

Cómo preparar el biberón

  • Lava bien el biberón, la rosca y la tetina hasta que no quede ningún residuo del alimento anterior.
  • Calcula el agua con la medida del biberón, hiérvela durante 5 minutos y déjala enfriar. Puedes utilizar agua mineral, si así lo prefieres.
  • Los envases de la leche en polvo indican las cifras que necesita el bebé con respecto a su edad. Calienta el agua, añade la leche en polvo y agita para unir la mezcla.
  • Antes de dar el biberón al bebé comprueba la temperatura de la leche en el dorso de la mano; también verifica que la tetina esté llena de leche y no de aire.
  • Se recomienda preparar el biberón para cada toma, no debes aprovechar lo que haya podido sobrar de la toma anterior.
  • No es aconsejable dejar  biberones preparados en el refrigerador, ya que se pueden contaminar y perder propiedades nutritivas. Tampoco es bueno conservar el agua previamente hervida.

 

Cómo dar el biberón

Alimenta al bebé en un lugar cómodo y con las cosas necesarias al alcance. Siéntate en una posición relajada y con la espalda apoyada. Bríndale un buen soporte a su cuerpo y su cabecita, recuerda que puede tomar más de media hora. Mientras el bebé succiona mantén el biberón inclinado de forma que toda la tetina esté siempre llena de leche para evitar que tome aire. Si la tetina no posee válvula para el aire, haz pequeñas interrupciones para permitir que entre aire al biberón evitando formar vacío para de este modo el bebé no tenga dificultad para succionar.

Una vez finalizada la toma mantén al bebé durante algunos minutos en una postura favorable para que eructe, eliminando así el aire. Esto es importante, sobre todo en aquellos que toman muy rápido el biberón, o muy deprisa, porque ingieren más aire, provocándoles una sensación de falsa saciedad. En cuanto rechace la tetina con la lengua debes dejar de insistir, no le obligues a comer, es común que un bebé no termine sus biberones. De otro modo, si lo termina rápidamente, consulta con tu pediatra si necesita aumentar la cantidad.

 

Cómo limpiar el biberón

  • Lava el biberón y la tetina inmediatamente después de cada toma, así la limpieza será más fácil y efectiva antes de que la leche se seque.
  • Coloca el biberón y la tetina en un recipiente con agua caliente y jabón, cepilla el interior del biberón, especialmente en la zona del cuello y la rosca. Enjuaga todo con abundante agua y esteriliza.

 

Cómo esterilizar el biberón

La manera más sencilla y al alcance es mediante calor. Coloca el biberón, la tetina y la tapa en una olla con agua y hiérvelo todo entre 10 y 20 minutos. También hay esterilizadores eléctricos para biberones, los cuales son cómodos y de fácil manejo. Con ambos métodos los biberones pueden guardarse en el congelador durante 48 horas antes de volver a ser utilizados.

 

Cuándo dejar el biberón

El biberón es un sustituto artificial del pecho materno, de esta manera al introducir alimentos sólidos como papillas o puré se va disminuyendo progresivamente el uso. A esta edad también se le puede ofrecer agua sola en el biberón. Entre los 12 y los 15 meses ya puede tomar líquidos en vasos con sorbito, dejando progresivamente el uso del biberón.