“A tu pequeñín seducirás y no parará de saborear”

Entre los niños las croquetas de pollo son, sin duda, una de las recetas más populares que pueda haber, y no solo por su delicioso sabor, sino también porque las pueden coger con las manos para hacer de la hora de la comida algo mucho más interesante y participativo para ellos.

Recuerda que el pollo le brinda a tu hijo/a proteínas de alto valor biológico, necesarias para que crezcan sanos y fuertes. Otro de los elementos beneficiosos de la carne de pollo es la vitamina B12, un nutriente de alto impacto sobre el sistema inmunológico, y específicamente sobre los glóbulos rojos, que ayuda a prevenir enfermedades como la anemia.

Estas croquetas de pollo traerán otra ventaja para ti, y es que las podrás preparar un día que tengas tiempo y congelarlas. En el momento de ir a consumirlas, sácalas y fríelas en aceite caliente directamente congeladas.

 

Croquetas coquetas de pollo

Para esta receta necesitarás…

  • 1 taza de aceite de oliva.
  • 5 cucharadas soperas bien colmadas de harina.
  • ¼ de pollo cocinado (restos).
  • 1 cebolla.
  • 700 ml de leche.
  • 2 huevos.
  • 1 taza de pan rallado.

 

Preparación de la receta

Pica la cebolla en trozos muy pequeños y desmenuza el pollo. Pon al fuego un sartén bien grande con el aceite, y cuando esté ligeramente caliente añade la cebolla y baja el fuego al mínimo.

Tan pronto como la cebolla esté dorada, añade el pollo, sube la temperatura del fuego de bajo a medio, ve mezclando la cebolla con el pollo y deja friendo unos 10 minutos. Después agrega las 5 cucharadas grandes de harina y mézclalo todo bien.

Cuando esté todo bien mezclado añade la mitad de la leche, y con una cuchara de madera mueve la mezcla haciendo círculos en la sartén. Después, añade el resto de la leche repitiendo la misma operación.

Cuando veas que la masa se separa bien del fondo de la sartén, según la vayas moviendo, estará lista. A continuación ponla en una fuente grande con unos 3 centímetros de fondo y verás como la masa se va acoplando perfectamente a la fuente. Déjala reposar durante un mínimo de 3 horas y si la tienes de un día para otro mejor.

Para dar forma a las croquetas prepara un plato bien grande con el pan rallado, y otro con los 2 huevos bien batidos. Con una cuchara sopera ve separando pequeñas porciones. Ve poniendo estas porciones en el plato con el huevo rebozándolas bien por todas partes, pásalas por el plato del pan rallado y fríelas en abundante aceite caliente.

¡Qué ricas están!