“Con esta receta conseguirás, que tu peque coma brócoli sin rechistar”

Todos sabemos a estas alturas los múltiples beneficios que tiene el brócoli, ese asombroso vegetal en forma de diminuto arbolito rico en betacarotenos y en vitaminas A y C, que contribuyen al buen funcionamiento del sistema inmune del organismo. Pero no a todos los niños (ni adultos) les atrae su sabor, por lo que es muy importante saber darle un toque especial, por ejemplo, con queso cheddar.

 

Crema de brócoli y queso cheddar

Para esta receta necesitarás…

  • 6 cucharadas de mantequilla.
  • 3 cabezas grandes de brócoli (dividido en tallos y flores).
  • 1 cebolla pequeña.
  • 1 diente de ajo rallado o picado.
  • 900 ml de caldo de pollo bajo en sal.
  • 1 taza de leche entera y caliente.
  • 3 cucharadas colmadas de harina.
  • 2-3 tazas de queso cheddar rallado.

 

Cómo prepararlo fácilmente

Lava los brotes enteros de brócoli bajo el chorro de agua y ponlos después en una muy poca cantidad de agua hirviendo durante un máximo de 8 minutos. Recuerda que nunca se deben sumergir en agua fría para cocerlos, sino en agua hirviendo.

Una vez cocido y escurrido, corta la cebolla en cuadraditos y el brócoli en tallos muy finos y añade a una cacerola grande. Agrega 3 cucharadas de mantequilla a la olla y sofríe a fuego medio hasta que se ablande todo, alrededor de unos 6-8 minutos.

Añade el ajo y sofríe unos 2-3 minutos. Agrega el caldo, sube el fuego y deja que hierva a fuego lento. Mientras tanto, en un pequeño recipiente que sea apto para el horno, derrite otras 3 cucharadas de mantequilla y espolvorea la harina sobre la mantequilla fundida y remueve hasta que se mezclen.

Poco a poco agrega la leche caliente, batiendo sobre la marcha. Lleva a hervir a fuego lento y deja espesar. Cocina a fuego lento, moviendo constantemente durante 20 minutos. Añade la salsa bechamel que acabaste de preparar al caldo, batiendo para combinar.

Agrega el queso rallado y asegúrate de que se incorpore completamente antes de añadir el brócoli. Deja cocer a fuego lento durante otros 15-20 minutos, o hasta que el brócoli esté tierno. Por último, espesa con maicena y agua si es necesario.