Cuando se va a tener un bebé en pareja, ambos miembros de la misma se enfrentan a mucha incertidumbre y dudas con respecto a cuáles van a ser los cambios que deberán afrontar o cómo comportarse.

Es totalmente entendible que sientas algunos temores al respecto, sin embargo, para despejarlos nada mejor que la comunicación y conocer muy bien todo lo que implica esta bonita etapa.

Por eso queremos contarte, en esta ocasión, cuáles serán los principales cambios que experimentará mamá para que podáis enfrentaros a los mismos desde el conocimiento y la comprensión.

 

El primer y el segundo trimestre del embarazo

El cuerpo de una mujer que está embarazada comienza a enviar señales sobre su nuevo estado en seguida. Dentro de los síntomas más comunes están: experimentar fatiga, náuseas y vómitos, aumento del volumen de los pechos, mayores deseos de orinar y un sentido del olfato mucho más desarrollado. Aunque es importante tener en cuenta que no todas las mujeres tienen porqué pasar por todos y cada uno de los síntomas.

En el segundo trimestre las molestias de los primeros momentos van desapareciendo y es uno de los momentos más gratificantes de todo el embarazo, pues ya es posible sentir en cierta forma, sobre todo emocional, al futuro bebé.

Sin embargo, con el crecimiento de la barriguita se intensifican algunos síntomas como el aumento repentino de la temperatura corporal, acompañados de un incremento en la sudoración. La vejiga se sentirá oprimida, por tanto los deseos de orinar serán mayores.

Los pezones estarán muy sensibles, pues empieza a producirse la prolactina, la hormona encargada de preparar los senos para la lactancia y estimular la producción de leche materna.

 

El último trimestre de un embarazo

Tu bebé continúa creciendo, la barriguita es cada vez más grande y al finalizar esta etapa el cuerpo de mamá se irá preparando para el momento del parto.

Puede que aparezcan molestias en la espalda y que se experimenten dificultades en ocasiones para respirar. Otros aspectos, como los cambios de humor, los miedos y las ansiedades, pueden acentuarse como consecuencia de ver el final del proceso y el momento del parto llegar.

En estos momentos es muy importante que la pareja esté totalmente unida y compenetrada. Cada miembro debe ser el completo apoyo del otro, ya que se pasarán por momentos más alegres y mucho más complejos y angustiosos como consecuencia de las alteraciones hormonales y, sobre todo, de los grandes cambios de vida que supone dar vida a un nuevo miembro de la familia.